miércoles, 6 de julio de 2016

Colores para las paredes de habitaciones infantiles: Beige y Gris


Hola a tod@s!
A raiz de una consulta que recibí de qué color poner en una habitación infantil con mobiliario en madera clara, rosa y blanco me dí cuenta de lo importante que resulta la elección de la tonalidad para la habitación de nuestros hijos. Cuando llevaba escrita media entrada y sólo había hablado del beige y del gris me he dado cuenta que vamos a tener que hacer también una serie de entradas con todas las posibilidades que los colores nos ofrecen! Así que hoy empiezo por dos de los más actuales y que más nos piden, el beige (piedra claro) y el gris ( en toda su gama).
En primer lugar debemos tener en cuenta el mobiliario. Normalmente decidimos el mobiliario en tonos claros lo que nos ayuda a decidir más fácilmente el color de las paredes. Los colores que habitualmente resultan neutros y actuales son los tonos gris, piedra, topo claro...son unisex y fáciles de combinar. El pantone ideal para niños sería este. Incluye rosas palo o rosa viejo que sube hasta ciruela que en habitaciones de bebé niña o juveniles da un toque muy especial además de azules hielo o grises muy oscuros. Hoy me centraré en los de las tres últimas filas:

 
Si tuviéramos que escoger tonos tirando a beige clarito nos decantaríamos por tonos Warm Grey 1, 2 o 3 como en las siguientes habitaciones:



Estas habitaciones tienen el denominador común  de una gran calidez, es un color acogedor y que no pasa de moda además de que nos permite combinar muy bien con cualquier otro tono o color e incluso papel.


Mi recomendación suele ser hacer los elementos más importantes en tonos de la misma gama: las colchas, el cambiador del bebé, chichonera y colcha de cuna...no importa el estampado sino la tonalidad. El motivo es tener algo que nos perdure en el tiempo y en cambio todos los detalles como las pantallas de lámpara, cojines, cestitas, nombres de madera, banderines que sean lo que aporte el color y personalidad a la habitación. Si os fijáis en la foto de Kidsmopolitan paredes y colchas coordinan con la alfombra pero tanto los cojines de formas variads, los libros y los banderines le dan el toque!

Lo mismo ocurre en la siguiente foto en la que los detalles azules dan vida a la habitación pero sin cansar y si en un momento dado esta habitación tiene que ser utilizada por una hermanita con cambiar cuatro detalles en rosa la tendremos lista ;-)




Las nuevas tendencias nos llevan a tonalidades grises tanto en papeles como en pintura, es un poco más frío pero según la combinación resulta relajante y transmite orden. Me refiero a las tonalidades del pantone denominadas Cool Grey más claro o más oscuro según nuestro gusto:

 

 Aquí veis un ejemplo de combinación de pintura gris hasta cierta altura y el resto en blanco. Es una buena manera de enmarcar la zona de niños y recuerda a un estilo clásico de arrimadero pero renovado al subir hasta una altura de 1,80cm. Una de las ventajas del gris es que combina muy bien con colores empolvados como en este caso verde ahumado y malva:

 Otra manera de  aportar calidez es combinar papel en gris con la pintura como arrimadero:


Y si decidís algo más rompedor nada como una pared entera de papel y el resto liso con toques extra de color:


Como mi objetivo en esta entrada era más ver opciones de estos dos tonos y dar algunas pinceladas no me voy a extender más! En breve colgaremos la entrada de paredes blancaaaaaaaaaaaaas que tan escandinaba nos parece y que aunque está costando aquí que arraigue cada vez hay más adeptos.  Mientras tanto os dejo con nuestra entrada de habitaciones juveniles y despachos en blanco que tanto os gustó. Hasta pronto!
Rebeca